Line X hace indestructible cualquier objeto

Comparte esta noticia:
Share

sandía

      ¿Qué creéis que pasará si lanzamos una sandía desde una altura de 45 metros? Exactamente, que no querremos ni estar debajo, ni ser la persona que tenga que limpiar el resultado, pues la enorme fruta se romperá, esparciendo todo su contenido por el suelo. Pero, ¿qué pasa si os digo que con sólo rociarla con un spray no sólo no se romperá, sino que rebotará como si de una pesada pelota de baloncesto se tratara?

      Pues sí, lo podéis ver en el vídeo que os mostramos a continuación, pero ya os lo decimos nosotros: se puede. Y todo gracias a Line X, un spray utilizado tradicionalmente como endurecedor de los parachoques de camiones y otros vehículos, que en los últimos años se está adaptando a cada vez más nuevas aplicaciones.

Line X, de los parachoques de los camiones a las paredes del Pentágono

      Como se puede ver en este vídeo del canal Veritasium, cuando lanzan una sandía desde la parte superior de una torre de 45 metros, ésta llega al suelo con una velocidad de 100 kilómetros por hora, haciéndose añicos con el impacto.

      Sin embargo, después de rociarla con un curioso spray de color negro, no sólo no se rompe, sino que rebota al llegar al suelo.

      La razón de todo esto es Line X, un spray de revestimiento usado tradicionalmente en camiones y otros vehículos, que en la actualidad se utiliza también con otros fines, como recubrir las paredes del Pentágono o fabricar chalecos antibalas. Viendo el vídeo no nos cabe duda de su eficacia, ¿pero en qué consiste exactamente este curioso material?

La composición de Line X que hace los objetos indestructibles

bouncingwatermelon

      Line X es un elastómetro de poliuretano compuesto por sólo dos componentes, a los que sus fabricantes llaman A y B. 

      El más importante es el A que es un compuesto llamado metilen difenil-4,4 diisocianato (MDI), formado por dos extremos muy reactivos.

      Por otro lado, el B es el que aporta la flexibilidad que hizo rebotar la sandía, ya que se trata de una resina cuya función es plastificar el resultado. Su nombre es bastante endiablado, como podéis ver en la siguiente foto; pero, junto a A, da lugar a un resultado magnífico, gracias a la formación de largas cadenas, con un grupo de urea en la zona de unión.

resina-2

      El resultado es una maraña de “hilos moleculares” que aporta dureza al compuesto, pero a su vez también resulta ser muy flexible, debido a que estos hilos pueden estirarse y volver después a su lugar.

La magia de Line X en el interior de un spray

line x

      Lo más curioso es que si A y B se mezclan de forma sencilla, tiene lugar una reacción exotérmica (se libera calor) de muy poca utilidad, debido a que dan lugar a una bola rígida que no podría rociarse sobre nada. Por eso, el procedimiento más común consiste en introducirlos en el interior de una pistola, sometidos a condiciones de alta presión y temperatura, de modo que sólo se mezclarán en el momento de rociarse.

      De hecho, en el vídeo se puede ver cómo, justo después de rociar un papel, éste puede romperse fácilmente, debido a que A y B aún no han terminado de reaccionar entre ellos; mientras que, pasado un tiempo, el resultado es casi totalmente indestructible.

      Sin duda, viendo los resultados de rociar cualquier objeto con Line X, no dejarán de lloverle las aplicaciones, ¿no creéis?

Fuente: omicrono


Comparte esta noticia:
Share
Etiquetado con: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.